lunes, 28 de septiembre de 2015

Ganar dinero en Internet al hacer posicionamiento

Innovación, SEO y posicionamiento para ganar dinero. La innovación te hace ganar dinero en Internet De todas las profesiones que se me pasaron por la cabeza durante mi niñez y mi adolescencia, la que menos imaginé que al final sería la mía, era la de abogada. Se trataba de un trabajo que no me llamaba en absoluto la atención. Sin embargo, conocer las leyes de mi país me parecía la mar de interesante. Con diez años quería ser escritora. Hasta concursé, de adolescente, en varios conocidos premios nacionales. Con quince, me decepcionó el mundo literario, porque ni me daban premios ni nadie me hacía el menor caso. Con dieciséis me dio por querer ser policía. Pero no policía de esos que –como diría el amigo Torrente- van apatrullando la ciudad, o dirigiendo el tráfico con un silbato y un uniforme. Nada de eso, lo mío era más peliculero, tipo detective secreto o policía judicial. Me encantaba la criminología y la policía científica. Pero al final, vi más práctico empezar a estudiar Derecho y eso hice. Nada más acabar la carrera –gracias a un familiar- empecé a ejercer en los tribunales. ¡Qué rara me sentía a mis 23 años, vestida con traje negro y toga, defendiendo cosas en las que ni siquiera creía…! Y este fue mi trabajo durante diez años. Aunque nunca me apasionó, reconozco que me sirvió para aprender muchas cosas. Pero un buen día, a los 34, me cansé (no sólo de los Juzgados, sino de alguna que otra cosa más, pero eso os lo contaré en otra entrada). Hice las maletas y me fui casi con lo puesto a buscarme la vida por mi cuenta. Por aquellos tiempos, comenzaba la larguísima crisis que hoy día aún dura, así que mi andadura individual fue difícil desde el primer día. Sin apoyo, sin dinero, sin clientes (porque para los que trabajaba, eran todos del bufete y no míos) y sin rumbo ni faro que guiara mis pasos, fui dando pasos temerosos como asesora jurídica de empresas y autónomos. Pero el negocio no acababa de florecer ni mucho menos y cada vez tenía menos ingresos. Fue entonces cuando decidí investigar eso de ganar dinero en Internet. Yo era totalmente escéptica y no creía que fuera posible, ni que las personas que me lo contaban estuvieran en lo cierto. Sin embargo, reconozco que fui yo la que se equivocaba. Son muchísimas las cosas que puedes hacer desde tu casa, sentada delante de un ordenador con conexión a internet, y tu bata de guatiné… A todos los que lo están pasando mal en estos tiempos, les recomiendo que no desesperen y no se hundan, sino que investiguen y busquen formas de hacer negocio a través de este mundo increíble que es internet. Si yo lo he conseguido, seguro que tú también puedes. Y sobre el posicionamiento web, veamos: De informática e internet , sé lo justo a nivel de usuario, y aprendo aquello que me interesa y me resulta útil, pero siempre he tenido conciencia de la importancia de ese mundo cibernético en el que cada vez estamos más profundamente sumidos. Tanto como herramienta de conocimiento (y ojo, siempre con prudencia, porque creer a pie juntillas todo lo que se lee en internet, es una temeridad), como fuente de ocio, o como arma comercial, nunca me cupo duda de que el futuro estaba en el pulso-web. Recuerdo un jefe ostracista que tuve que no pensaba para nada lo mismo. Tenía una empresa pequeña tirando a pequeñita, de la que se sentía muy orgulloso y gracias a la cual, en los buenos tiempos económicos, había ganada su dinerillo. No se había hecho rico, eso desde luego, pero al menos le había dado para comprarse una casa de lo más normal y un BMW, que al poco tiempo ardió inexplicablemente mientras circulaba por la autovía (sí, mí ex jefe iba dentro y no, él no se quemó, pero casi: ya os contaré esa historia con detalle otro día). Él –se llama Juanjo- estaba convencido de que internet no le iba a traer ningún cliente, y que lo único válido era el boca a boca y la gente que –andando por la calle- viera su negocio y entrara en él. Todo le iba muy bonito, hasta que llegó la gran crisis, la madre de todas las crisis, el Gran Crisón. Entonces ni boca a boca, ni gente que viera el negocio ni pedirle milagros a la Virgen de su barrio le sirvió de nada. Se vio obligado a reducir la plantilla casi a la nada y a ir cerrando locales, hasta quedarse en la mínima expresión. Aún hoy, en un estado más próximo a la ruina que a otra cosa, sigue Juanjo empeñado en que internet no va a hacer nada por mejorar su negocio. Últimamente, ante la insistencia de alguno de sus socios, hasta había contratado a un becario para que le hiciera algo de SEO, de gestión de redes sociales y de publicidad online, pero poca cosa y sin ponerle el menor interés. Pero es que, diga lo que diga Juanjo, yo creo que si hoy día no estás en internet, es como si no existieras. Porque a ver, pensad: ¿qué es lo primero que hacemos casi todos nosotros cuando queremos encontrar una tienda, una empresa, un producto o un negocio? ¡Pues miramos en los buscadores habituales de internet! Eso es una realidad, se ponga Juanjo como se ponga. Yo, por ejemplo, que hace un par de años inauguré un negocio de venta de bisutería online, no hubiera conseguido vender nada, de no ser porque contraté a un experto en posicionamiento web en Zaragoza. ¿Acaso yo podía esperar que la gente me conociera en una gran ciudad, abarrotada de comercios, gracias al boca a boca, o porque supieran de mí vete tú a saber cómo? ¡Ni de broma! Mi negocio funciona muy bien, y tengo claro que no habría sido así sin un buen SEO. Hoy día es el mejor aliado que puedes tener en materia de marketing.

No hay comentarios:

Publicar un comentario